Sobre el lenguaje matemático

Sabemos la importancia del lenguaje para poder comunicarnos correctamente ya que el principal objetivo es que se entienda el mensaje que queremos transmitir. Una de las mayores dificultades que observo en los alumnos cuando quieren explicar sus procedimientos de resolución de ejercicios y problemas matemáticos, es que no encuentran las palabras adecuadas o, lo que escriben no concuerda con lo que pensaron para encontrar el resultado. Esto ocurre porque los estudiantes desconocen dicho lenguaje o no lo aplican adecuadamente. Este es un contenido a enseñar por los docentes idóneos en esta área y dicha enseñanza debe ser paulatina pero sistemática desde los primeros grados de la escuela primaria para continuar en el nivel secundario. El objetivo es que los estudiantes estén más preparados para enfrentar los estudios universitarios, sobre todo en carreras que así lo demanden.

Según Dato y Dato (2003) luego de realizar una investigación sobre este tema llegaron a la conclusión de que la mayor dificultad radica en el desconocimiento del lenguaje matemático, es decir el conjunto de símbolos y caracteres gráficos que son usados en matemática para su exacta definición, junto con la manera de presentar los elementos, ya sean propiedades o conceptos, en esta materia.

Este desconocimiento del lenguaje conlleva a un problema de interpretación, por parte del alumno, a la hora de elegir las estrategias que llevará a cabo para la resolución de los problemas planteados.

En 1°, 2° grado de la escuela primaria se alienta a los alumnos a reflexionar sobre las estrategias usadas, de manera oral. Ya en 3° grado se comienza a promover la escritura de algunos procedimientos, incorporando palabras claves como: factores, sumandos, adición, sustracción, producto, minuendo, sustraendo… Esas palabras clave forman parte del vocabulario específico que, en el 2° ciclo del nivel, es imprescindible que los estudiantes sigan incorporando para lograr justificaciones claras y precisas.

  • Un ejemplo de la importancia en la exactitud del uso de dicho lenguaje es el concepto de número primo. Un número primo es aquel que tiene, sólo, dos divisores, al 1 y a sí mismo. ¿Qué pasa si sacamos la palabra sólo? Un número primo es aquel que tiene dos divisores, al 1 y a sí mismo. Se interpreta que son todos los números, ya que todos tienen al menos dos divisores.
  • Otro ejemplo es cuando se trabaja con las fracciones. Decir: «el número de arriba y el número de abajo», cuando lo correcto es decir: «el numerador y el denominador».
  • Cuando se trabaja en geometría con las figuras. Decir: «la línea» en vez de «lado», o decir «puntos» en vez de «vértices».

Por todo esto, siguiendo a los autores citados considero que el conocimiento y el uso del lenguaje matemático es totalmente necesario, siendo la mejor y por otra parte, la única manera de comunicación en esta ciencia, debido a su exactitud.

Referencia bibliográfica

Dato, Juan, y Dato, José. (2003). Matemáticas-0: Un temario a discusión.. Rect@. Actas_11.

Material audiovisual complementario

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.